Sábanas

Sábanas de todas las medidas al mejor PRECIO

Hay de todos los materiales (algodón, seda, lino…), tamaños (sábanas de 80, 90, 150..) y diseño (lisas, bordadas…). Como ves, son muchas las cosas a tener en cuenta antes de comprar las sábanas.

Juego de Sabanas Marbella

Marbella 200 Hilos

53,30 €
Ver
Juego de Sabanas Lace 01

Lace 01

85,38 €
Ver
Juego de Sabanas Gustav

Gustav

38,93 €
Ver
Juego de Sabanas Paola

Paola

30,14 €
Ver
Juego de Sabanas Emma

Emma

32,14 €
Ver
Juego de Sabanas Loreto

Loreto

32,14 €
Ver
Juego de Sabanas More

More

34,34 €
Ver
Juego de Sabanas Kima

Kima

34,34 €
Ver
Juego de Sabanas Palm

Palm

32,14 €
Ver
Juego de Sabanas Dalma

Dalma

32,14 €
Ver
Juego de Sabanas Juno

Juno

50,51 €
Ver
Juego de Sabanas Minerva

Ceres

50,51 €
Ver

¿Crees que comprar unas sábanas es algo sencillo?

Hoy en día existe tal variedad de productos en el mercado, que encontrar las sábanas que más se ajusten a ti puede ser un verdadero reto.

Por ejemplo, unas sábanas de satén y unas sábanas de coralina son los extremos opuestos de un mismo producto y no tienen nada que ver.

Pero no te preocupes. En Regalar Hogar te hemos preparado esta guía con todos los detalles en los que debes fijarte antes de comprar tu juego de sábanas.

Así podrás elegir las idóneas para ti.

¿Qué requisitos deben cumplir unas sábanas baratas para que sean de buena calidad?

Las sábanas son la ropa de cama más importante que hay, ya que con ella cubres el colchón y te cubres tú también. Por eso deben de ser cómodas, pero también tener el tacto idóneo para tu piel.

Su función es cubrir y proteger, pero sobre todo proporcionar un buen descanso. Y para ello deben de:

Ser agradables al tacto: al final va a ser la sensación más directa que vas a tener, por lo que deben resultar agradables al contacto con tu piel.

Ser transpirables: fundamental para no asfixiarte de calor y cuidar tu piel de la irritación del sudor.

Durabilidad: ya que las vas a usar de diario y van a pasar por un montón de lavados.

No hacer bolitas: no solo es feo y da la sensación de que está muy vieja la sábana, sino que es desagradable al dormir.

Ser decorativas: porque para un buen descanso se necesita también un entorno agradable.

Las sábanas que encontrarás en nuestro catálogo cumplen todos estos requisitos, por lo que tu descanso está más que asegurado.

Llega el momento de elegir sábanas: ¿en qué debes fijarte?


Antes de realizar tu compra te aconsejamos que leas esta guía con todos los detalles que debes de tener en cuenta antes de elegir tus sábanas nuevas.

Presta atención. ;)


1. ¿Qué necesitas? ¿Un juego de sábanas entero o piezas individuales?

Para empezar, debes preguntarte:


¿Quieres un juego de sábanas completo que tenga todas las piezas incluidas?


¿O únicamente necesitas una sábana encimera o bajera?


En Regalar Hogar puedes encontrar cualquiera de las dos opciones. Pero antes de que eches un vistazo, vamos a ver de qué se compone exactamente un juego de sábanas.


A. Qué incluye un juego de sábanas (la bajera y encimera)



Los juegos de sábanas están formados, normalmente, de 3 o 4 piezas.

Son:

Sábana bajera: se coloca entre el colchón y tú, y es la que recibirá el mayor roce. Si este tipo de sábanas llevan gomas para ajustarse al colchón, reciben el nombre de sábanas ajustables.

Sábana encimera: es la que se coloca entre tú y el cubrecama, y aunque recibe menos roce, es la que más punto de confort te va a dar. Y ESO QUE IMPLICA

Almohadón: no confundir con la almohada, que es lo que va dentro del almohadón. Cada juego suele traer una o dos fundas dependiendo del tamaño de la cama, y de si es almohada larga o tipo cojín.

¿Quieres echar un vistazo a nuestro catálogo? Aquí encontrarás:

Si te gusta el estilo clásico: juegos de sábanas de colores sobrios y sencillos.

Si prefieres diseños más modernos: estampados de lo más arriesgados.



Todo para convertir tu habitación en un espacio único y, sobre todo, dormir bien a gusto por las noches.


B. También puedes comprar las piezas por separado

Como te decíamos, en Regalar Hogar también puedes elegir piezas individuales de un conjunto de sábanas, ya sea una encimera, bajera o almohadón.

Puedes comprar cada pieza por separado, lo que te viene muy bien si:

Eres un amante de la decoración: y quieres crear tus propios juegos.

Necesitas solo una de las sábanas: ya sea porque se ha desgastado mucho solo una, o porque simplemente te apetece cambiar de color.

Quieres ampliar un juego de sábanas que ya tienes: añadiendo una o dos piezas más.

Las opciones son infinitas y solo es cuestión de ponerse a elegir.


2. [Tamaño] Sábanas para cama de 90, 105, 135 y 180

Aunque existen sábanas de cama de muchas medidas, nosotros te aconsejamos fijarte exclusivamente en las de tamaño estándar. Es decir, aquellas sábanas cuyo tamaño se basa en las medidas de los colchones, en especial el ancho (a no ser que tengas un colchón enorme, fuera de lo normal).

Los anchos más habituales, en centímetros, son sábanas de:

80.
90.
105.
135.
150.
160.
180.
200.

Así que, cuando busques una sábana suelta o un juego de sábanas, es importante que sepas el tamaño de la cama donde van a ir, sobre todo el ancho.

Igualmente, no te preocupes porque en todos nuestros productos encontrarás un desplegables donde verás las medidas:

Sábanas de cama 90.
Sábanas de cama 135.
Sábanas de cama 150.
Sábanas de cama 180.

No te preocupes demasiado por el largo, si es un poco más grande que la cama, no pasa nada; siempre puedes meter unos centímetros bajo el colchón para afianzar la sábana y no destaparte por las noches.

Eso sí, si necesitas otro tipos de medidas diferentes a estas, no dudes en consultarnos. Seguro que disponemos de la solución ideal para tu cama.


3. Materiales y composiciones (¡tenemos hasta sábanas de algodón egipcio!)

Hoy en día existen sábanas de muchos materiales distintos.

Desde las fibras 100% naturales para evitar cualquier tipo de alergia, hasta los tejidos de última generación, pasando por todas las combinaciones posibles entre ambas.

En este punto, podemos decir que cada maestrillo tiene su librillo, y por tanto cada marca tiene sus preferencias, solo hay que mirar la composición que aparece en la ficha técnica del producto, y elegir la que más te guste.

Pero para que lo veas mejor, veamos qué sábanas existen de cada tipo.


A. Fibras naturales 100%: sábanas de algodón, satén, lino, etc.


Aquí encontrarás productos absolutamente naturales, hipoalergénicos y muy transpirables. Y es que tenemos sábanas:

De algodón (y de algodón egipcio).
De lino.
De raso.
De seda.

Estas son las fibras más habituales. Se caracterizan por ser muy suaves y tener un especial cuidado con la piel.

 
B. Fibras sintéticas

El mundo de las fibras sintéticas está en pleno auge y cada día las empresas van mejorando todos sus productos.

Con estos tejidos, que son lo último en tecnología textil, no solo tienes las cualidades de los tejidos tradicionales, sino un sinfín de prestaciones nuevas como que no se arruguen o que te den un extra de calor.

Además, por regla general, son sábanas más baratas que las de fibras naturales.

Las más utilizadas son:

El poliéster.
El acrílico.
Las microfibras.
La combinación entre ellas con distintos porcentajes.

La mejor opción para tener sábanas de buena calidad a un precio económico.


C. Fibras mixtas: las famosas sábanas de coralina y franela

Este tipo de sábanas se fabrican mezclando tanto fibras naturales como sintéticas. El resultado es un tejido con lo mejor de ambos mundos:

Sábanas de franela: perfectas si eres friolero, ya que son extra calentitas.

Sábanas de satén: elegancia y comodidad, para los que prefieren un diseño más clásico.

Sábanas de coralina: calidez y confort máximo.

Ya conoces todos los detalles sobre el material, ahora la decisión es tuya.


D. Un dato curioso: ¿sabes que diferencias hay entre unas sábanas de satén y unas sábanas de raso?


Estos dos tipos de sábanas tienen un tacto y una presencia muy parecida, casi igual, difícil de distinguir, por lo que la gente tiende a confundirlas.

Sin embargo, cuando decimos raso o satén nos estamos refiriendo a la forma en cómo están tejidas, y no al material con que están hechas.

Si lo normal en las sábanas de raso es que el trazo sea de un hilo arriba y otro abajo, en las de satén aquí estamos hablando de cuatro arriba y uno abajo. Esto aporta un grado más de suavidad.

El satén: normalmente está hecho con algodón, algunas veces con rayón (un material sintético que imita a la perfección el algodón), cuya fibra es separada, peinada y estirada. Lo que le da un acabado sedoso.
El raso: originalmente se hacía de 100% seda natural, aunque hoy en día, la gran mayoría son mezclas con nylon o poliéster.

Otra de las grandes diferencias, es su conservación, teniendo el satén más durabilidad y mejor limpieza al ser algodón. Aunque las mezclas actuales de raso también permiten el lavado en lavadora.


4. [Época del año] Sábanas de invierno y verano


Con las sábanas también tienes que tener en cuenta las estaciones del año.


A. Sábanas de invierno


Son todas aquellas sábanas cuya primera característica es el calorcito y el confort que te dan, para dormir a pierna suelta en las largas noches de invierno.

Estas son:

Sábanas de franela: hechas con algodón y con un tacto muy suave.

Sábanas térmicas: retienen el calor corporal pero sin dejar de ser transpirables.

Sábanas de coralina: similares a las de franela, pero con un acabado más liso. Perfectas para el invierno.

Para que no se cuele ni un poquito de frío.


B. Sábanas de verano


Al contrario de las de invierno, estas te permiten dormir de una forma fresca y agradable en las noches de verano. Son muy transpirables y agradables al tacto:

Sábanas de algodón: mucho más finas que las de franela, pero igual de agradables al tacto.

Sábanas de satén: un material que se mantiene fresco y que ofrece elegancia. Sábanas algodón egipcio: un plus a las típicas sábanas de algodón en cuanto a resistencia. El algodón egipcio resulta muy duradero.



Frescas, transpirables y cómodas. Eso y tener la ventana abierta, hará que pases las noches veraniegas durmiendo como un bebé.


C. Sábanas primavera-otoño


Para estas estaciones puedes probar a combinar sábanas de verano con otro cubrecama como una colcha bouti o un edredón fino.

Aunque si en la zona en la que vives hace frio incluso en otoño y primavera, puedes utilizar unas sábanas de invierno combinadas con un cubrecamas fino.


5. Diseño de las sábanas: elige el que mejor vaya contigo


Desde el blanco más sobrio, al estampado más espectacular. Mira las distintas posibilidades y deja que tu imaginación vuele.

Sábanas lisas: con todos los colores del arcoiris. Desde los más colores más claros (como blancos rotos, cremas o grises), hasta llegar a las sábanas negras, pasando por todos los tonos, intensidades y matices.

Sábanas estampadas: desde los más clásicos (llenos de geometrías), hasta las impresiones más punteras. Gracias a la tecnología puedes tener hasta fotografías.


Sábanas bordadas: todo un lujo, son las más clásicas entre todas las sábanas, normalmente suelen ser en colores blancos o crudos y te darán un toque superelegante a la habitación.

Te va a costar decidirte solo por un juego.


6. ¿Y las sábanas infantiles para los más peques?


Desde jugar encima de la cama, a destaparse por la noche o tener pesadillas…

Por suerte ahora hay diseños muy chulos para los niños, para que ir a dormir no se convierta en un problema.

Los tejidos son los mismos que con las sábanas para los mayores, por eso debes tener en cuenta si tu pequeñín es más o menos caluroso, y así elegir el material más apropiado para él.

Pero si en algo destacan las sábanas infantiles es que se multiplican las opciones de diseños y estampados:

Con dibujos de ositos, topos o estrellas.

Con franjas de vivos y divertidos colores.

Con sus personajes de la tele favoritos.

Escudos de su equipo favorito.



Darle ese punto divertido a su habitación con un estampado super molón te será muy fácil, y tu hijo se irá a la cama como una flecha, sin que tengas que hacer malabarismos.

Y para los que son un poco más mayores también hay sábanas especiales con un toque más juvenil. ¿Por qué no echáis un vistazo juntos a nuestro catálogo?


Cómo mantener tus sábanas como el primer día

Si quieres que tus sábanas siempre estén como el primer día y no desaparezca esa sensación de gustito tan agradable de cuando entras en una cama recién hecha, sigue estos sencillos consejos:

El primer paso es siempre leer la etiqueta del fabricante, por si tus sábanas tienen alguna particularidad a tener en cuenta.

Casi todas se pueden lavar en lavadora, pero es conveniente no usar altas temperaturas y utilizar jabones neutros, que evitarán cualquier daño.

Recuerda que antes de ponerlas en la lavadora, debes separar las sábanas claras de las de colores más intensos.

Lávalas de forma frecuente, se recomienda que entre una vez a la semana y quince días.

Lo ideal es tenderlas, lo más lisas y estiradas posible y dejarlas secar al aire, sin que les dé el sol directo (al sol le encanta comerse el color).

Si tenemos secadora hay que recordar no poner suavizante en el lavado.

Recogerlas con un ligero toque húmedo te facilitará el planchado un montón.

Si las has recogido plegándolas, solo tendrás que colocarlas en la tabla de planchar e ir capa a capa.

Después solo te queda ponerlas en la cama y disfrutar de la sensación de dormir en unas sábanas recién lavadas.


Consejo extra: cómo hacer una cama perfecta


Eres de los que te preguntas: ¿cómo hacen las camas en los hoteles tan bien? ¿Es que tienen algún tipo de apisonadora gigante que deja las sábanas perfectas?

No, lo que tienen son varias pautas a la hora de colocar las sábanas (se denomina Hospital Corner), y que ahora te contamos:

Lo primero es airear tanto el colchón como la habitación, parece obvio pero es lo que dará ese punto de frescura.

Las sábanas tienen que estar planchadas para conseguir ese ansiado efecto hotel. Un truco fantástico es ponerles unas gotitas de fragancia antes de plancharlas, no te arrepentirás.

Coloca la sábana bajera de tal manera que sobre por igual en todos los lados de la cama, y empieza a doblarla por la zona de los pies, para terminar en la zona de la cabeza.

Dobla las esquinas formando un ángulo de 45º y remételas con cuidado, manteniendo la tensión por debajo del colchón.

Extiende la sábana encimera en la zona superior y coloca el cubrecama.

Tensa todo lo que puedas el cubrecamas junto con las sábanas, debes evitar cualquier arruga. Coloca los cojines, e incluso alguna manta como decoración a los pies de la cama.
 
Y ya está. Solo te queda disfrutarla, así que... ¡a dormir!.


Regalar Hogar: tu tienda online para comprar tus sábanas nuevas


En Regalar Hogar encontrarás todo tipo de sábanas, fundas nórdicas, edredones y mucho más...  así que no te olvides de echar un vistazo a nuestro catálogo.

Puedes hacerlo cómodamente desde tu sofá, y en un periquete recibirás tus sábanas nuevas en casa (en un máximo de 10 días laborables y sin gastos de envío).

¿Te ha quedado alguna duda? Contacta con nosotros a través de nuestro formulario de contacto o si lo prefieres por teléfono, 968 958 109.

Al visitar Regalarhogar, aceptas nuestro uso de "cookies".